5 · El Carmen

La estatua del Palleter, junto a las Torres de Quart, es un monumento que hace referencia a uno de los héroes valencianos que protagonizaron la guerra contra Francia después de la invasión de Napoleón. Me ha impresionado la expresión tan brava, tan cargada de energía, que le han otorgado a Vicente Doménech, quien, según cuenta la leyenda, declaró a voz en grito: “Un pobre palleter le declara la guerra a Napoleón: ¡Viva Fernando VII, y mueran los traidores!”

No muy lejos de allí, en la Calle Museo he encontrado una curiosa casa llamada Dels Quatre Gats. Representa la miniatura de una fachada cuya puerta es del todo accesible pero por la que sólo podría pasar, por su tamaño, evidentemente, un felino. Tiene una misteriosa inscripción que dice: “A la memoria de los cuatro gatos que quedaron en el Barrio del Carmen el año MXCIV. Nunca se les escuchó un miau más alto que otro”.

Y siguiendo el paseo por el Barrio del Carmen, no me ha sido nada difícil llegar a la Plaza del Negrito, lugar de encuentro para muchos artistas valencianos. El sonido de la buena conversación te guía hasta este rincón situado cerca de la Lonja de la Seda en el que la fuente del niño que sostiene la concha de diez caños preside las tertulias de los que allí se reúnen.



Deja tu comentario