Día 8 · Hasta aquí llegó la riada

Querido diario:

En 1957, cuatro valencianos con espardenyes fueron arrastrados por las aguas de un río que se había desbordado. Llegaron hasta una isla perdida en la que había unas bases secretas de hacer experimentos chungos que te cagas y un humo negro con una mala follá impresionante. Este será el argumento de la película que me hará rico y famoso, ¡lo presiento!

Mi ataque de inspiración no ha venido de la nada, es que hoy hemos estado Vicent y yo grabando sobre la riada de Valencia. He de recordar no meterme nunca con un valenciano porque son de temer. Cogieron al río que se había desbordado y lo mandaron a tomar por culo de la ciudad, así, con truchas y todo. Hemos estado paseando por donde antes estaba el río y he vivido una experiencia traumática a manos de un tobogán gigante. No sé qué ha sido peor, el golpe en la cabeza que me ha impedido ver el color rojo durante un rato o las risas de los niños señalando la orina en mis pantalones.

Como el día ha sido de lo más completo, también he estado jugando al fútbol con unos colegas nuevos que son muy deportistas. Pero un par de horas después, cuando por fin había conseguido que me pasaran por primera vez el balón, llega la policía y nada… que me han detenido otra vez. Voy a pedir que le pongan mi nombre a la celda o algo, que uno ya tiene caché.

cURL failed


Deja tu comentario