Día 6 · Sonidos de la ciudad

Querido diario:

Hoy he vivido algo nuevo que nunca había hecho con una chica, algo inimaginable y… hasta peligroso.

Todo ha comenzado porque mi buen amigo Vicent me ha dejado tirado como a un perro que deja tirada una colilla que está dentro de un pañuelo usado. No me importa, porque yo soy capaz de grabar solito mi documental y no le necesito para nada. De hecho, he pensado en darle un enfoque nuevo, más transgresor y vanguardista. Ya se acordará ya, el día que me vea recogiendo el Oscar a mejor documental, el día que pose en Playboy rodeado de conejitas, el día que cante ‘Happy Birthday’ a Obama… y cuando hagan una película sobre mi vida, su personaje lo interpretará un mono vestido de botones, un mono malvado.

Pero bueno, que lo importante es que he conocido a una chica que estaba loquita por mis huesos porque, en fin, lo normal, la he salvado de la muerte. Ha usado ese eufemismo de ir a tomar un café para indicarme que quería acostarse conmigo, pero, como me he negado tajantemente, al final la he acompañado a votar a las elecciones para Rector de la Universitat.

Y ¡cómo viven los valencianos la democracia!, se nota que les importa mucho, sí. Ha habido un problema y todos se han puesto a gritar y alguna vena del cuello se ha hinchado hasta convertirse en la cara de Chuck Norris. Espero que Vicent no me deje solo nunca más.

cURL failed


Deja tu comentario