Día 1 · A la luna de Valencia

Querido diario:

Qué emocionante es cumplir viejos sueños. Hoy he llegado a Valencia, algo que, como me han enseñado aquí, me llena de orgullo y satisfacción. Hace unos años estuve en tierras valencianas estudiando (jeje… bueno, todo lo que puede estudiar un universitario becado en esta ciudad), y me marché con la promesa de volver para grabar un documental sobre el arte, la historia y todo lo que me fascinó de esta ciudad.

He llegado en AVE que es un tren que va muy rápido, tanto, que ni me he podido dormir en el hombro de mi vecino. En la estación he perdido la maleta, un niño me ha vomitado y ahora tengo un equipaje naranja del Valencia CF, creo que brilla en la oscuridad. ¿Un buen bautizo, no? Sobretodo por los tropezones de papilla.

Fuera me esperaba Vicent, mi gran amigo valenciano. Él me va a hacer de operador de cámara en el documental. Vicent es muy majo y me ayuda un montón. Me enseñó a “parlar valencià”. Si algunas veces no me ayudara tanto no pasaría nada. Hemos discutido un poco. Yo no quería, pero él me ha obligado a sacar mi carácter. Soy una fiera, me vuelvo loco. He salido en las noticias y he pasado la noche a la luna de Valencia… ha sido un día raro. Seguro que a partir de ahora todo irá muy bien.

cURL failed


Deja tu comentario